Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.

La Laguna

La Laguna

Noche del baile de la rueda, en un cortijo vecino a la aldea cercana a Guaro su gente fueron a cantar y bailar, los jóvenes se divertían después de un día agotador de trabajo, risas, cante... La alegría se volvió cansancio y sed, algunos jóvenes fueron a la fuente de la aldea a beber sus aguas cristalinas, los mozos hablaban con las mozas y las risas se oían en todo el lugar.

Pero en unos segundos las risas se transformo en asombro ¿dónde esta la fuente y las casas? Preguntas sin respuestas. El amanecer dio luz a las sombras, nada, no había nada... rocas y tierra seca, ninguna explicación, solo las ancianas entre lágrimas daban gracias a Dios porque la fiesta de la noche anterior evita una catástrofe mayor.

Pasaron unos días, y nadie se atrevía a pasar por aquel lugar maldito, la tierra podía engullir al que pasará por allí. Una noche de luna clara unos arrieros que no sabían lo ocurrido pasaron por aquel sitio y los animales sedientos se detuvieron a saciar la sed. Al llegar al pueblo, en la posada le relataron lo ocurrido y los arrieros incrédulos comentaron que sus animales bebieron y el gallo canto, el pueblo ese día se levanto muy temprano y los primeros rayos de sol iluminan unas aguas limpias bajo la mirada de admiración de la multitud.

Y desde aquel día existen tres pequeñas lagunas que dan nombre a la aldea “La Laguna”. Algunos cuentan que si de madrugada caminas por este plácido lugar oirán “al gallo cantar”.