Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Ruta del agua

Ruta del agua

Itinerario: Periana-La Negra- Guaro- La Launa- El Cerrillo- Cortijo de Zapata-La Negra - Periana

(Pincha para ver mapa de recorrido)

  • Longitud: 14 Km
  • Duración: 5 Horas.
  • Modalidad: Pie
  • Dificultad: Ninguna. 10 Km carretera Asfaltada. 4 Kms carril terrizo.
  • Época aconsejada: Primavera e Invierno.
  • Recomendaciones: LLevar agua, comida, bastón, gorro, ropa y calzados cómodos, cámara de vídeo o de fotos.

El recorrido comienza en Periana, en el cruce del Barrero y seguiremos la carretera comarcal (A-7204) dirección Riogordo.  A 700 metros a mano derecha nos encontramos con "Las Encinillas", paraje misterioso lleno de leyendas. Entre ellas destaca la contada de boca en boca por los lugareños: "Cuentan que en ésta zona salían espantos que aterraban a cuantos por allí pasaban. La leyenda dice que era consecuencia de que en el pueblo existían dos libros, uno de magia blanca y otro de magia negra en manos de brujos; los cuales hacían conjuros para que la gente no entrase en sus dominios".

Un poco más abajo y en esta misma dirección hay una cruz de piedra en memoria de los caídos durante la Guerra Civil, comunmente conocida como "la Cruz de Nacles". Continuando a la izquierda situado en un recodo de la carretera, bajando una pequeña rampa, hay una fuente de agua cristalina y con propiedades curativas: "Fuente de la Huerta de Antonio Díaz". Este lugar es el punto final de los paseos matinales o de tarde de los venicos del pueblo.

Seguimos caminando unos metros y nos encontramos con el cruce de Riogordo-Alfarnate, si tomamos el camino de la derecha llegamos a la aldea de La Negra, donde se pueden comprar huevos frescos en la granja S.Isidro. Ya en camino, práctimanete llano, vemos encinas, olivos, almendros y casas típicas del lugar, conservándose aún algunas eras donde antiguamente aventaban el trigo ylas aceitunas. A partir de aquí la vegetación se muestra exuberante, influenciada por el curso del río Guaro, que permiten que existn diversida de árboles frutales: naranjos, mandarinos, algarrobos, encinas, granados, etc.

Dejando atrás la Negra nos adentramos en Guaro, situada al margen del río del mismo nombre se observan cascadas producidas por la fuertza del agua, encontrándonos al paso un molino de agua antiguo utilizado para moler trigo, actualmente reformado y rehabilitado (Molino de Frías). El rio Guaro constituye el principal abastecimiento de agua del municipios, regando a su paso las huertas de la Negra, los Baños de Vilo, Regalón, y desembocando en el río Sábar, que terminará en el pantano de la Viñuela.

En la aldea de Guaro (72 habitantes), con calles de fuertes pendientes y bonitas casas blancas, se divisa el nacimiento del río, de hermosas cascadas con gran fuerza. El ruido del agua nos ofrece una sensación de relax y bienestar. Desde el nacimiento que sale de una bocamina, y justo encima se encuentra la Sierra del Alhama con un abrupto paisaje dando la impresión de que  la roca cobra vida. Junto al nacimiento hay una antigua era que permite al caminante descansar y observar el paisaje: Marchamonas, Sierra Tejeda, La Maroma.

 Abandonamos la aldea tomando una de sus callejuelas a la derecha y emprendemos la marcha a la Laguna, a través de un camino sin asfaltar que dista a penas 1 Km. de Guaro. La Laguna es una pequeña cortijada construida alrededor de un nacimiento de agua y con una fuente de dos caños, la cual abastece a sus pocos habitantes y riega las huertas de esta zona. Encima de la fuente y al pie de un pequeño monte de piedras rocosas deterioradas por el viento y el agua se esconde una laguna rodeada de juncos y con un manto de musgos donde sólo se escucha el sonido de las ranas al croar. ”Cuentan los viejos del lugar que sus abuelos estando de fiesta en un cortijo cercano, y volviendo a casa fueron a beber a la fuente y cual sería su sorpresa que no la encontraron, la fuente y el cortijo allí existentes se los había engullido la tierra, por ser esta zona de terrenos arcillosos y de abundantes” hundieros”, se dice que a los tres días aún se escuchaban a los gallos cantar”.

Seguimos el camino de tierra dejando atrás la carretera que sube al Puerto del Sol y Alfarnate. A pocos metros nos encontramos con un cortijo abandonado, cuyo nombre es “el Cerrillo” , situado en un pequeño monte , desde el cual podemos recrear nuestra vista con unos amplios y maravillosos paisajes con campos verdes poblados de olivos y almendros en flor . Continuando por el carril nos puede salpicar el agua que corre libremente por el camino, que nos llevará al cortijo Zapata donde apreciaremos abundante vegetación: hinojos, zarzas , juncos, aulagas, álamos negros , arísaros, lirios , esparragueras, matagallos, retamas....... y toda clase de insectos. Entre la frescura del arroyo y los álamos está el cortijo Zapata, tiene una gran era , y al lado una fuente de agua espesa por su sabor, siguiendo el camino encontramos el manantial de Zapata . Tras este extenso recorrido de fuentes, riachuelos , olivos y almendros en flor emprendemos el camino de vuelta.

A nuestras espaldas queda el cortijo Zapata , subimos de nuevo hasta bordear el Cerrillo comenzando aquí el camino de regreso. Es un descenso serpenteante por la carretera de Alfarnate , donde la vista alcanza las Sierras de Alhama y Tejeda.

Si el viajero o “rutero” no está cansado puede continuar la senda hacia el cortijo “ la Cueva” o tomar una desviación a la izquierda hacia el cortijo “el Batán”. Si usted elige el primer trayecto se encontrará una vegetación típica de montaña: matagallos, retamas, aulagas, esparragueras, acebuches, romero ...... intercalada entre amplios olivares hasta llegar al cortijo. Una vez allí bajará hacia Mondrón y enlazará con la carretera asfaltada que nos indica a la izquierda Periana y a la derecha Riogordo.

En cambio , si elige la segunda ruta le llevará al cortijo “El Batán” tomando la desviación hacia la izquierda. Este cortijo tiene un manantial de aguas transparentes que emana durante todo el año, invitando al “rutero” a calmar su sed. Bajando el carril llegará a los Baños de Vilo, donde puede visitar los baños árabes con sus aguas medicinales. Descenderá de nuevo a la carretera asfaltada que le conducirá a Riogordo o a Periana.

Pincha aquí para descargarte una ruta del agua alternativa