Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Sabías que...

Sabías que...

El casco urbano de Periana fue, en principio, un poblado que se formó con mozárabes huidos a los montes cuando la dominación almohade. Junto a ella, al suroeste, surgió un gran cortijo, que tomó su nombre. Dentro de este había una fuente de abundantes y ricas aguas que servía de abrevadero no sólo al ganado propio , sino también al trashumante. De ahí que la fuente de Periana, junto con la de Mondrón, se convirtiese en descansadero de la trashumancia que venía de Alfarnate con dirección a Vélez-Málaga y los Reyes Católicos reconocieran dicho hecho y su importancia, haciéndolas realengas y asignándoles doce fanegas de tierra a la de Periana y dos a la de Mondrón.

Periana consiguió su entidad de Puebla el día 5 de Agosto de 1757. En esta fecha se nombró alcalde de la misma a D. Joseph de Frías Palma, y se perfeccionó con la conversión de su ermita en parroquia en el año 1761. La mayor parte de sus tierras estaba repartida ente cuatro grandes propietarios, que las tenían arrendadas a cuatro renteros. Casi toda la población trabajaba para ellos. En 1770 un grupo de valientes decidieron reclamaral Corregidor las tierras del Cortijo del Convento para explotarlas ellos mismos. El movimiento reivindicativo se incremenó con más vecinos. Los labradores, acuciados por el hambre exigian que se repartiese entre todos el arrendamiento de los cuatro grandes cortijos que formaban el ruedo de la puebla:

  • Cortigo de El Algarrobal (propiedad del Convento y Religiosas de San Bernardo, de Málaga).
  • Cortijo de el Ruedo, propiedad del Convento y Religiosas de Snta Clara, de Vélez Málaga).
  • Cortijo de Los Peñones de Aguas, pripiedad de Dª María Antonia Marín Santiago, viuda, vecina de Vélez.
  • Cortijo de El Encinar de España, propiedad de D. Francisco Fernándea, familiar del Santo Oficio de la Inquisición, vecino de Sedella.

 Afortunadamente la lucha de los campesinos no fue en valde. No hay mucha documentación a cerca de cómo se hizo el reparto de tierras. La vida de la Puebla se normaliza, las tensiones que producín la explotación y abuso de los cuatro renteros termina.

El gobierno de la Puebla estaba formado por el alcalde. Como no tenían regidores nombraban una Junta que hiciese las veces de Cabildo.

Desde 1757 los alcaldes de Periana fueron:

  • José de Frías Palma
  • Juan Moreno
  • Pedro Molina
  • Juan Moreno Ximénez
  • Joaquín Fernandez
  • Diego García Navarro
  • José Trujillo Molina
  • José Martín de Cabra
  • José Pascual de la Banda 

 Curva de caga oro

Entre lágrimas y pesar subía el protocolo acompañando al Rey Alfonso XII para consolar al pueblo de Periana en su desgracia.

Un real retortijón de barriga y el Rey Alfonso XII se ve en la necesidad de “cagar” y una real mierda quedó depositada en una curva del camino. Uno del séquito comentó : “Esta cagada vale oro”. Desde entonces esa curva se conoce en el pueblo por la “Curva de Caga Oro”

Cencerrazo

Algunas personas del pueblo dispuestas con cencerros, cacerolas y un sinfín de cacharros ruidosos, pasean por las calles del pueblo para reunir a los vecinos ante la casa de los recién casados, siendo uno de ellos viudo. Estos abren la puerta y les invitan a una copa.

Las Avisadoras

Es una mujer del pueblo que va de puerta en puerta avisando a los vecinos de la misa de un difunto. Por este trabajo cobra una cantidad de dinero de la familia del difunto.

Los Quebraos

Hasta hace treinta años era práctica frecuente, lo que ahora de forma temerosa, a veces, se realiza en la mágica y mística noche de San Juan (24 de Junio), a partir de la hora de las brujas-las doce de la noche-. Entre las tradicionales fogatas, no menos populares canciones y folklóricos bailes, algunos se deslizan en la penumbra a la búsqueda de un arroyo donde puedan encontrar una mimbrera. Allí con el sortilegio mágico de la noche en el equinoccio de verano y la santa advocación de San Juan se hace viva una escena donde participan cuatro personas: tres mujeres, que deben reunir el requisito de ser vírgenes y llamarse María, y un hombre, que tenga buena mano y se llame Juan.

Los niños nacidos quebraos (herniados y similares) durante el año son llevados por sus madres hasta la mimbrera, que es rajada, untada en miel blanca y atada igual que si fuese un injerto, con una cinta que a propósito trae la madre del niño. Cuando la mimbrera está lista, Juan toma al niño en brazos y lo pasa repetidas veces por encima de la planta; después, colocadas las tres Marías junto a la mimbrera y a Juan, éste le pasará el niño a la primera María con la siguiente plegaria: Esta noche es noche de San Juan, donde por una mimbrera a mi niño lo van a pasar. Tres Marías lo cogerán; una lo suelta, otra lo coge y otra lo agarrará. Quebrao te lo entrego y sano me lo darás en la noche de San Juan.

Esta cantinela se repite al  pasar al niño de María a Juan, luego de Juan a la siguiente María y así hasta pasar por las tres. A la semana o quince días los padres van a la mimbrera que esperan encontrar verde, señal inequívoca de que el injerto no marchitó y de que su hijo en breve plazo sanará: por el  contrario si la encontraran seca significaría la no mejora del niño.