Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

El terremoto de 1884

El terremoto de 1884

Iglesia destruida por el terremotoHace ciento veinticuatro años, el día 25 de Diciembre de 1884, cuando pasaban diez minutos de las nueve de la niche, la tierra explotó en periana y los perianenses desquiciados por el impresionante estruendo y por el enorme temblor de tierra, se tiraron a la calle y andaban sonámbulos de un lado para otro sin atinar a donde dirigirse, esquivando ser tragados por las grietas que se abrian en las calles y eludiendo ser enterrados vivos por los muros de las casas que se desplomaban.

El terremoto tuvo dos réplicas en las horas siguientes, lo que terminó de enloquecer a aquella pobre gente. Corrían , corrían y no sabían a donde. Tanto corrían que muchos llegaron corriendo a Riogordo y a Colmenar. En ese momento el alcalde de la villa era Don José Zorrilla Toledo.

Visita del Rey Alfoso XII tras el Terremoto de 1884No pudieron huir a los pueblos limítrofes de Alfarnate y Zafarraya porque el camino que unía estos con Periana había quedado cortado. La parte de la sierra fue una de las más afectadas a causa de los grandes hundimiento sy desprendimientos de tierra y rocas. Sobresalen los ocurridos en las sierras de Enmedio y de Marchamona, junto con el cerro del Encinar.

La fuente y una era, donde las mozas y mozos de Guaro bailaban los típicos verdiales navideños, fueron trahgadas por la tierra y se convirtieron en una laguna de 1.800 metros cuadrados. Con la era no sólo desaparecieron los vestigios de la antigua alquería mora de Guaro, sino, lo que es más triste, murieron siete de sus habitantes.

Desolación tras el terremotoAl día siguiente, ya con la claridad del amanecer, pudieron empezar a hacer recuento de los destrozos que se habían producido. Hubo 58 víctimas mortales. De las 506 casas que formaban el núcleo urbano y de las 191 diseminadas por sus campos fueron destruidas totalmente 158 y sufrieron graves daños otras 146. También fueron convertidos en escombros la iglesia, el ayuntamiento y el cuartel de la guardia civil, edificios que se encontraban en la Plaza de la Consitución, actual Plaza Rafael Alberti.

El día 18 de Enero de 1885 el Rey Alfonso XII visitó Periana. Esta es la descripción de la situación que se encontraron según Don Narciso Díaz de Escovar (corresponsal del Diario Mercantil)

Iglesia y cuartel destruidos por el terremoto"... un cuarto de hora después entrábamos en sus callles, que eran calles de ruinas. Aquellos harapientos vecinos mezclaban a sus aclamaciones el lamento y la petición. Vivían a la intemperie, sin socorro alguno. La iglesia estaba destruida y su campanario en el suelo. De algunas fincas no quedaba en pie ni una sola pared. Los muertos habían sido muchos y sus deudos, llorando amargamente, se arrodillaban ante D. Alfonso, que los atendía con cariño, socorriéndoles con espledidez.

En improvisado hospital existían cuarenta y dos enfermos graves,pues los menos graven no habían podido tener ingreso. El Rey mandó se trasladaran aquella tarde a la tienda levantada por la Diputación provincial para verificar el almuerzo.

La fuente tras el terremotoDon Alfonso habló, uno por uno, con todos los herido s y le iba entregando 75 pesetas. Además llamó al cura y al alcalde y les entregó importantes donativos.
Una mujer refirió al Rey los esfuerzos y heroicidades que en la fatal noche del 25 de Diciembre realizó el alférez de la Guardia Civil D. Manuel marínez Reina. Le invitó el Rey a que se acercar y, al felicitarle, le otorgó el empleo de teniente de ejército.

Entró el Rey a la tienda destinada al almuerzo, probó algunos majares y, cuando aún varias personas de la comitiva no habían llegado a sentarse, el Monarca reparó en los grupos de mujeres y niños que con cara de hambre se acercaban a las verjas azules y blancas de la tienda, Alfonso se pueso en pie y dijo:
"No es justo , señores, que nosotros almorcemos tan opíparamente mientras algunos de esos infelices acaso no tengan pan que llevarse a la boca". Familia en Cabaña tras el terremoto

Terremoto.- Calle La CopaY, sin vacilaciones dio orden para que todo el almuerzo se distribuyera a los pobles. ¡Cuántos vivas, cuánta alegría, cuántas bendiciones respondieron a este acto generoso!"

La ayuda nacional e internacional alivió la precaria situación con su aportación, un total de 16.455.117 ptas (38.795 €).

Enlaces muy interesantes sobre el terremoto: